Alimentando las mentes (y estómagos) de nuestros hijos

¿Sabes que se dice que el desayuno es la comida más importante del día? Creo haberlo escuchado un millón de veces mientras crecía. Mi mamá me lo recalcaba todas las mañanas antes de ir a la escuela cuando buscaba una caja de cereal recubierto de azúcar y pasteles congelados en lugar de la comida casera que había preparado desinteresadamente para mí y mis hermanos.

Ahora que soy madre, me doy cuenta que esos sentimientos provenían de su afán de protegerme y no por fastidiarme sin cesar como yo lo interpretaba. Reconocer el amor puro y el cuidado detrás de esa frase popular me ha hecho decírsela a mis hijos.

Pero aún tengo un minúsculo ajuste que hacerle a este viejo dicho. Creo que tenemos que modificarlo un poco para representar con precisión el impacto que la nutrición saludable tiene en nuestros hijos. Padres, ¿están conmigo?

Debería entenderse más como:  Cada comida es una parte importante del día.

¿Por qué? Porque la investigación de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades lo respalda. Una nutrición adecuada (no importa si es desayuno, almuerzo o cena) juega un papel integral en el desarrollo y el éxito académico de nuestros hijos. Así que, si actualmente tienes niños en la escuela, querrás seguir leyendo.

Temporada de regreso a clases

Llega nuevamente esa época del año… ¡la temporada de regreso a clases! Si te pareces a mí en esta época del año, estarás pensando en almuerzos escolares, bocadillos después de la escuela y todo eso. El estrés es real, pero no tiene por qué serlo si haces de la nutrición una prioridad para tu familia.

Los estudiantes bien alimentados están listos para aprender. Si bien las escuelas siguen haciendo su parte para garantizar que los niños reciban una comida saludable a la hora del almuerzo, depende de nosotros poner nuestra parte en casa. Te decimos algunas formas con las que puedes preparar tu pequeño (o no tan pequeño) erudito para el éxito y asegurarte de que reciba la nutrición adecuada que se merece:

Come en familia Child eating noodles with her father

El ajetreo y el bullicio pueden afectar el tiempo de calidad que pasas con tus seres queridos. Así que, asegúrate de reservar tiempo para estar con tus hijos mientras disfrutan una comida nutritiva. No solo les estás dando un ejemplo sobre la importancia de la familia, también estás generando una rutina saludable de la que todos pueden beneficiarse.

Haz que la comida sea divertida Boy with a grape against his closed eye reaching out for a high-five from another boy holding a piece of fruit

Cuando los niños piensan que algo es “saludable”, lo más probable es que piensen en un plato soso de verduras al vapor y tal vez un tazón de fruta aguada. Yo también los rechazaría, ¿tú no? Padres, ¿podemos hacer que la comida sea divertida de nuevo?

Haz que tus hijos prueben diferentes sabores, olores, formas y tamaños de alimentos. Intenta mostrarles algo nuevo usando un plato de colores brillantes o alimentos cortados con moldes para galletas que representen algo que les encante (estrellas, corazones, símbolos, lo que sea). Les intrigará tanto la presentación atractiva que se interesarán más en probar la nueva comida (saludable) que les ofrezcas.

Piensa de forma diferente Female holding a glass with a smoothie and a straw in it

Los alimentos no tienen que ser masticables para tener valor nutricional. Si tu hijo prefiere una bebida como bocadillo, entonces Súper Smoothie IsaKids® es una excelente opción que les dará energía par ir a la escuela. Está cargado de los nutrientes vitales que los niños necesitan para crecer y viene en dos deliciosos sabores que les encantarán: Explosión de Fresa y Sabor a Galleta Crujiente y Helado.

¿Y qué es lo mejor de todo? Con cada compra que hagas de Súper Smoothie IsaKids, estarás contribuyendo a ayudar a niños necesitados. Esta es una oportunidad fantástica no solo para enseñar a tus hijos la importancia de tener una nutrición adecuada, también les enseñas el poder de contribuir. Para obtener más información sobre este impacto, visita ISAFoundation.net.

Ya saben lo que se dice…

En un abrir y cerrar de ojos, tu pequeño y tímido hijo de kindergarten caminará hacia el escenario de graduación de la escuela secundaria y contarás con poco tiempo para inculcarle hábitos nutricionales ¡Pero no teman, padres! Se puede lograr.

No es necesario revertir ninguno de los malos hábitos que tus hijos pueden haber adquirido en el camino. Seamos realistas, los niños seguirán siendo niños, y ninguna mamá o papá quiere pisotear la dicha y maravilla de esta hermosa parte de la infancia. Sin embargo, hay algo que puedes decirle a tus hijos que seguramente se quedará con ellos hasta la edad adulta (como me pasó a mí cuando mi madre me lo dijo)…

“Eres lo que comes”. Two boys with orange peels over their mouths

Los niños sanos son el resultado de comidas saludables. Entonces, llenémoslos con todas las cosas buenas. Cuando se vayan a la escuela al día siguiente, ¡estarán listos para asumir el reto de aprender con su cabeza (y cuerpo) fuertes!