Hubo momentos en que estuve a punto de inscribirme en el gimnasio, pero se me complicó encontrar tiempo para ir y firmar el papeleo. Excusa poco convincente, pero cierta.

Honestamente preferí hacer ejercicio al aire libre. Correr 3 millas por mi vecindario unos días de la semana me dio un tiempo muy necesario, me ayudó a organizar mis pensamientos y aumentó mi ritmo cardíaco. Pero siendo una madre atareada que trabaja, mi vida se volvió demasiado agitada y fue casi imposible que ir a correr fuera parte de mi agenda.

¿Por qué me inscribí en el gimnasio?

Hace unos meses, finalmente me inscribí en el gimnasio y me comprometí en hacer entrenamientos a primera hora de la mañana. Siendo una persona a la que no le gusta madrugar, levantarme a las 5:30 a.m. se ha vuelto una sorprendente costumbre. No hay nada mejor que terminar una sesión de entrenamiento sudoroso antes de que la mayoría de las personas se despierten.

Los días que voy al gimnasio, me doy cuenta de que estoy de buen humor. Tengo más paciencia con mis hijos y puedo concentrarme mejor en el trabajo. También me siento más preparada para comenzar el día y tener tiempo para comer un buen desayuno y preparar un almuerzo saludable.

Por qué es importante el ejercicio

En honor al Mes Nacional del Estado Físico y el Deporte, reunimos una lista de las cinco razones principales por las que el ejercicio regular debería ser una prioridad en tu vida.

5. Mejora tu salud

¿Hay algo más importante que tu salud? La actividad física regular es buena para todos, y personas de todas las edades y tipos de cuerpo pueden ser físicamente activas, según el Departamento de Salud y Servicios Humanos de los Estados Unidos.. El ejercicio también puede reducir tu riesgo de desarrollar colesterol alto, enfermedad coronaria y diabetes tipo 2, según la Biblioteca Nacional de Medicina de los EE. UU.

4. Controla tu peso

Entrenar te puede ayudar a prevenir el aumento de peso y a mantener la pérdida de peso, según la Clínica Mayo. Cuando realizas actividad física, quemas calorías. Cuanto más intensa sea la actividad, más calorías quemarás.

3. Te sientes mejor

Estrés. Mal humor. Ansiedad. Todos los sentimientos. Hay gran cantidad de investigaciones que demuestran cómo puede mejorar tu bienestar mental con el ejercicio, y también lo he comprobado por experiencia propia (probablemente a mi marido le ha pasado lo mismo). Cuando mamá hace ejercicio, mamá es más amable.

2. Duermes profundamente

Tal vez duermo mejor en los días que entreno porque me levanto más temprano, o tal vez porque el ejercicio me prepara para un sueño más apacible. Según la National Sleep Foundation, la actividad física mejora la calidad del sueño y aumenta la duración del sueño.

1. Envejecimiento más lento

Recientemente cumplí 40 años, y ahora estoy dispuesta a intentar lo que sea para evitar el envejecimiento ¿Dejar de beber de una pajita para reducir las arrugas? Hecho. ¿Ponerme protector solar diario para evitar manchas oscuras? Hecho. ¿Alimentarme con comida fermentada? Bueno, puede que tenga que hacer un poco más de investigación sobre esto. Pero, con toda seriedad, la investigación demuestra que el ejercicio puede ayudar a retrasar el envejecimiento.

Comienza a ejercitarte hoy

¿Necesitas más inspiración? Únete al Reto IsaBody®, un reto de transformación total del cuerpo de 16 semanas para Clientes de Isagenix. Puedes obtener la motivación que necesitas para retomar el ejercicio o comenzar a hacerlo por primera vez. Con la estructura de un reto, puedes poner tu entrenamiento en marcha y transformar tu cuerpo.

“Nada supera la cultura, la comunidad y los resultados que se obtienen en el Reto IsaBody”, dijo Blake Shaver, supervisor de los programas de ventas de Isagenix. “Si estás buscando resultados reales y sostenibles y la oportunidad de ganar productos gratis y premios en efectivo, entonces, ¡regístrate en un Reto IsaBody hoy mismo!”

Debes consultar a tu médico o a otro especialista de la salud antes de comenzar este o cualquier otro programa de acondicionamiento físico para determinar si es adecuado para ti. No inicies este programa de estado físico si tu médico o proveedor de atención médica no lo recomienda. Si experimentas desmayos, mareos, dolor o dificultad para respirar en cualquier momento mientras haces ejercicio, debes detenerte de inmediato y, si es necesario, buscar la atención médica adecuada.